Seguridad de la primera dama fracasa en impedir protesta de la Marcha Verde en Nueva York

0
73

NUEVA YORK. Miembros de la seguridad de la primera dama de la República Dominicana, Cándida Montilla de Medina, fracasaron en sacar de la misa dedicada a la virgen de La Altagracia a un grupo de activistas de la Marcha Verde, quienes se apostaron frente a la catedral San Patricio al final de la misa, donde lanzaron consignas contra la esposa del presidente Danilo Medina, el Gobierno, contra la corrupción y la impunidad.

Los miembros de la seguridad de Montilla Medina les exigieron quitarse las gorras verdes y que no protestaran. Solo accedieron a quitarse las gorras, pero continuaron la manifestación porque la policía de la ciudad se lo permitió.

Los activistas verdes, bajo el intenso frío y fuertes vientos de ayer domingo, estuvieron por espacio de 20 minutos frente al histórico templo y luego se dispersaron.

Mónica Zapata, una de las activistas que dirigió la protesta, dijo que el mensaje de la Marcha Verde, llegó al pueblo tanto dentro como fuera de la catedral.

Zapata dijo que fueron interceptados a la puerta de la catedral poco antes de las 2:00 de la tarde por espalderos de la primera dama, quienes les advirtieron que para entrar, tenían que despojarse de los atuendos verdes.

Zapata dijo que el hombre que estaba al frente de un grupo de diez elementos de seguridad, se les identificó como parte del equipo que protege a Montilla de Medina.

“Desde que llegamos, él se identificó como que trabaja en la seguridad de la primera dama. Seguro, que los de la catedral, especialmente con nuestra actitud cívica y callada, no se iban a meter con nosotros, como no lo hicieron los policías de Nueva York a quienes ellos acudieron”, dijo Zapata.

Se produjo un escarceo a la entrada y policías de Nueva York se negaron a actuar, explicándoles a los guardaespaldas que los manifestantes no estaban violando ninguna ley por lo que podían ser arrestados o expulsados de la catedral.

Los activistas, accedieron a quitarse las gorras pero se quedaron con los atuendos verdes y entraron al templo, donde según un video en vivo transmitido en Facebook por Zapata, los de la seguridad continuaron en apariencia, presionando para que no hubiera protesta.

Zapata dijo que no fueron movidos del frente de la catedral y que decidieron irse al poco rato porque la meta se cumplió.

La activista agregó que “no nos pudieron sacar, estuvimos ahí hasta que se terminó la misa”.

Zapata reiteró que la seguridad les exigió que con ese color, el verde, no podiamos estar en la misa.

“Cuando les dijimos que no nos íbamos a ir de la catedral, buscaron a la policía”, dijo.

“Ya dentro de la catedral, nos rodearon como diez de ellos, algunos se sentaron en los mismos bancos que nosotros, metiéndonos presión, pero nos mantuvimos firmes”, añadió Zapata.