Assistant, Alexa y Siri libran guerra en el salón anual de electrónica de Las Vegas

0
102

NEVADA. La guerra entre los asistentes de voz virtuales se libra en Las Vegas, donde el martes abre al público el mayor salón anual de electrónica, el CES, en el que se baten a duelo los líderes del mercado, Amazon y Google.

“La voz llegó para quedarse” en términos de interfaz de comunicación entre el hombre y la máquina, dijo el lunes Ned Curic, jefe de actividades automotrices de Alexa, la asistente de voz de Amazon.

Curic presentó en la víspera de la apertura oficial del CES una asociación con el proveedor francés de equipamientos para automóviles Faurecia. Así, los ocupantes de vehículos podrán dialogar a través de Alexa con su coche inteligente y conectado, para ajustar la temperatura, seleccionar música, etcétera.

Es fácil perder la cuenta de las empresas que anuncian la incorporación de un asistente virtual en sus dispositivos o sus sistemas: Panasonic, LG, Pioneer y muchos otros.

De acuerdo con la CTA, la asociación profesional que organiza el salón, el comando vocal combinado con los avances de la inteligencia artificial es la tendencia del momento en electrónica y seguramente se mantendrá todo este año, sobre todo a través de los altavoces conectados activados por voz, de los cuales se prevé vender más de 43 millones de unidades en 2018 solo en Estados Unidos, un aumento de 60%.

Con estos dispositivos, se puede pedir una pizza, hacer compras, escuchar los informativos, reproducir música y controlar todos los aparatos conectados de la casa (lavadoras, refrigeradores, lámparas, alarmas, puerta de entrada…). Gracias a la inteligencia artificial, estos asistentes aprenden en parte solos al interactuar con sus propietarios, a quienes se adaptan gradualmente.

Duelo

Aunque Apple lanzó Siri a principios de 2011, actualmente no ocupa la vanguardia del terreno, donde se ve en cambio a Google y Amazon como los principales luchadores, dicen los analistas: sus mayordomos virtuales Assistant y Alexa se encuentran cada vez en más dispositivos electrónicos y automóviles.

El gigante surcoreano Samsung, por su parte, está tratando de recuperar su rezago con Bixby, del que recientemente anunció una versión con un mejor rendimiento.

Pero a medida que pasa el tiempo, se decanta más claramente el duelo. “El tema principal es la pelea entre Google y Amazon por el hogar conectado”, resume el analista Patrick Moorhead, de la firma Moor Insights & Strategy.

Una batalla que se ilustra sobre todo en la carrera de rebajas de precios de los altavoces conectados que mejor se están vendiendo: el eco de Amazon y el Home de Google.

Al principio un poco tímido, Google se lanzó completamente en la batalla al anunciar en octubre una serie de dispositivos equipados con Assistant, incluyendo un Home Mini, rival directo del Echo Dot de Amazon.

“La competencia está creciendo para (imponer) el ecosistema (activado por) los asistentes inteligentes y la pregunta es quién será el asistente elegido en 2018”, dice por su parte el analista Brian Blau, de la firma Gartner.

Apple y Google tienen una amplia ventaja porque sus asistentes ya están incorporados en millones de teléfonos inteligentes (los iPhone y los dispositivos que funcionan con Android, el sistema operativo móvil de Google), agrega Blau.

“Es por eso que Amazon es tan agresivo: necesita millones de formas adicionales para poner Alexa en las manos de los consumidores” para que adopten todos sus servicios ecosistémicos, dice.

En la batalla, “el perdedor es Cortana, del que nadie habla”, señala el analista en referencia al asistente de Microsoft.

Y mientras todos los grupos se lanzan en esta ruda competencia, la surcoreana LG sufrió un duro revés: su pequeño robot inteligente CLOi se negó categóricamente a responder preguntas durante una demostración el lunes.

“CLOi no me quiere, obviamente”, trató de bromear David VanderWaal, vicepresidente de marketing para Estados Unidos de LG, que le hacía preguntas referentes a la ropa o a la cena ante periodistas y analistas de la industria, en medio de las risas que resonaban en la sala.

Pero así como los asistentes virtuales han sido las estrellas del CES incluso antes de abrir al público general este martes, los microprocesadores, víctimas de importantes fallas de seguridad reveladas la semana pasada, han tratado de pasar desapercibidos. Solo el jefe del gigante del sector, Intel, abordó frontalmente el tema.

Durante una presentación en la noche, aseguró que las consecuencias de estas fallas -Meltdown y Spectre- fueron contenidos gracias a una colaboración “destacable” de las empresas del sector.