Cinco cierres tecnológicos de 2017 cargados de nostalgia

0
76

En 2017 se ha dado carpetazo a una buena ristra de productos y servicios tecnológicos. Algunos de ellos llevaban con nosotros más de una década. Los hemos usado, hemos aprendido con ellos y, a la mayoría, los hemos sustituido antes de que las empresas que los parieron los abandonaran.

Con su ritmo acelerado, el sector tecnológico fulmina productos, liquida servicios, proyectos. Lo antiguo cae para dejar espacio a lo nuevo. Y cae rápido, en comparación con los ciclos que manejan otras industrias.

El pasado año hubo varios cierres, que moverán a la nostalgia a los más fanáticos de Apple, a los más jugones y puede que a muchos usuarios de ordenador, en general.

iPod Nano

Tanto el iPod Nano como el iPod Shuffle fueron retirados del catálogo de la marca en julio del pasado año. Eran las últimas versiones puras del famoso reproductor de música. En los estantes de la Apple Store solo sobrevive el iPod Touch, que en definitiva es un iPhone sin chip de conectividad para redes móviles.

Steve Jobs presentó el iPod Nano en 2005, con una de esas puestas en escena brillantes. Mientras señalaba al bolsillo pequeño de sus vaqueros, el que se encuentra en el lado derecho, dentro del auténtico bolsillo, interpeló al público: “¿Os habéis preguntado para qué sirve este bolsillo? Siempre me lo he preguntado”. A continuación extrajo de aquella estrechez el flamante iPod Nano y añadió: “Ahora lo sabemos”.

iPod Nano.
iPod Nano.

Su pequeño tamaño y su interfaz en forma de control circular lo convirtieron en un superventas. Su lanzamiento hizo que Apple vendiera por primera vez en un trimestre más de diez millones de unidades de su reproductor musical. Aunque dos años más tarde llegaría el rival que desde dentro de la casa le usurparía el protagonismo: el iPhone.

Kinect

En el mes de octubre, el creador de Kinect Alex Kipman confirmó, en una entrevista a FastCoDesign, que Microsoft había detenido la fabricación de su controlador para Xbox. Kinect salió a la venta en noviembre de 2010 como una tecnología revolucionaria. Los usuarios podían controlar la consola por gestos y jugar a videojuegos se convertía en un festival de brazos y piernas moviéndose, saltos, giros.

[Imagen: Microsoft-kinect] Kinect también se ha utilizado en proyectos terapéuticos para estimular la psicomotricidad

Se vendieron unas 35 millones de unidades en total. Pero Kinect no cumplió con las expectativas de los usuarios, acostumbrados a jugar desde el sofá, y no pasó de una segunda generación.

Del.icio.us

En 2003, con las brasas de la burbuja puntocom aún calientes, nació la plataforma de marcadores sociales Del.icio.us. Lo hizo antes que Facebook y que Twitter, con un planteamiento sencillo pero con voluntad de estimular la interacción social. Los usuarios podían guardar sus enlaces favoritos en un repositorio online, al que se podían conectar desde cualquier equipo con acceso a Internet. Estos links se podían compartir y clasificar bajo etiquetas públicas.

La interfaz de Del.icio.us en 2011.
La interfaz de Del.icio.us en 2011. KEVINMARSH

Tras pasar por varias manos, a mediados de 2017 Del.icio.us recayó en el dueño de Pinboard, otra plataforma de marcadores online, quien anunció su congelación con idea de que los usuarios se muden al servicio del comprador.

Google Talk

En 2011 Google Talk empezó a permitir hacer llamadas además de chatear.
En 2011 Google Talk empezó a permitir hacer llamadas además de chatear. GOOGLE TALK

En los tiempos de las aplicaciones móviles, el cierre de Google Talk ha pasado desapercibido. Era el servicio de mensajería instantánea y llamadas VoIP de Gmail. Creado en 2005, nunca tuvo una acogida masiva, pero aún en 2017 había quien lo utilizaba. Esto a pesar de que hace unos años Google lanzó Hangouts como alternativa y dedicó esfuerzos a que sus usuarios migraran a la nueva plataforma. Así que el pasado mes de mayo Google decidió liquidar GTalk y sustituirlo automáticamente por Hangouts en los usuarios que aún lo usaban.

Windows Vista

El 11 de abril de 2017 Microsoft dejaba de dar soporte técnico a Windows Vista, uno de los sistemas operativos más odiados. Apareció hace diez años, destinado a sustituir a Windows XP, pero nunca lo lograría. Habría que esperar hasta la siguiente versión, Windows 7, para que muchos usuarios y empresas se decidieran a actualizar.

Precisamente la intensidad de las críticas hacia Windows Vista, en temas de seguridad, velocidad o rendimiento de la batería, terminó por darle fama al sistema, aunque solo fuera para burlarse de él.