Expresidente de Conmebol sentenciado a 9 años de cárcel

0

El ex presidente de la Conmebol, Juan Ángel Napout, fue sentenciado el miércoles a nueve años de cárcel por su participación en el escándalo de corrupción que sacudió a la FIFA.

Además de una multa de un millón de dólares, la jueza Pamela Chen, de la corte federal de Brooklyn, también ordenó que Napout deberá devolver los 3,3 millones de dólares que ganó en sobornos que le pagaban compañías de mercadotecnia deportiva a cambio de contratos para transmitir torneos importantes.

El gobierno estadounidense había pedido una condena de 20 años para el paraguayo.

El escándalo de corrupción sacudió el mundo del fútbol y fiscales estadounidenses llegaron a acusar a un total de 42 personas y varias compañías deportivas.

Chen dijo el miércoles que los millones en sobornos recibidos por Napout y otros peces gordos del fútbol provocó “la destrucción de la confianza del público y la reputación del fútbol profesional”.

“No tengo duda de eso”, dijo Chen tras presidir una audiencia de cinco horas. “Napout no cometió este crimen por necesidad, sino por pura avaricia”.

Los abogados del paraguayo le pidieron a la juez que tuviese en cuenta las más de 200 cartas de apoyo que le enviaron familia y amigos hablando a favor del ex dirigente de la Conmebol. Su abogada, Silvia Piñera-Vázquez, le describió como un hombre que desde pequeño se dedicó a ayudar a los demás, dando dinero cuando otros lo necesitaban para operaciones médicas o deudas.

Piñera-Vázquez dijo que en Paraguay “la gente le admira”.

“Un error no puede borrar toda una vida de buenos actos”, subrayó la abogada.

Sin embargo, la fiscal Kristin Mace le describió como alguien avaricioso que sabía perfectamente lo que hacía y que se esforzó por hacerlo en secreto.

“Esto no es un sólo error. Durante un periodo de cinco años (del 2010 al 2015), Napout logró una forma de obtener sobornos y esconderlos de las autoridades”, dijo Mace, al destacar que cobraba esos sobornos en efectivo.

La esposa de Napout, Karin Forster, también habló.

“Mi marido no es perfecto, pero ¿quién lo es?”, dijo llorando. “Le queremos y le necesitamos”.

Napout mantuvo un semblante serio durante la audiencia, sin emocionarse, sonriendo a veces a sus cuatro hijos y la multitud de amigos que estuvieron presentes en la audiencia.

Vestido en un uniforme de preso de color marrón claro, Napout habló brevemente a la juez y le dijo que “América es un país compasivo”.

“Sólo le pido su compasión y su piedad”, le dijo en inglés.

El paraguayo ya ha cumplido ocho meses de cárcel en Brooklyn que contarán hacia su sentencia.

Casi la mitad de los acusados en el escándalo se declararon culpables. En diciembre, el ex presidente de la federación peruana, Manuel Burga, fue declarado inocente. José María Marín, ex presidente de la Confederación brasileña de fútbol, fue sentenciado la semana pasada por la jueza Chen a cuatro años de cárcel.

En diciembre, Napout fue hallado culpable de asociación para delinquir y fraude bancario por los derechos de la Copa Libertadores y la Copa América. Chen dijo que había planeado recibir 25 millones de dólares en sobornos entre ahora y el 2026.

Napout fue arrestado en un lujoso hotel de Suiza en diciembre de 2015. Fue extraditado a Estados Unidos y pasó dos años en arresto domiciliario.

En el juicio, los fiscales describieron una trama de dirigentes del fútbol para aceptar cuantiosos sobornos de compañías a cambios de otorgar los derechos de mercadeo de torneos de fútbol sin pasar por una licitación abierta.

El testigo estrella del gobierno, el empresario argentino Alejandro Burzaco, testificó que él y su compañía pagaron 160 millones de dólares en sobornos durante varios años.

Un archivo que fue confiscado dentro de la investigación detalló los sobornos a Napout, incluyendo entradas para un concierto de Paul McCartney valoradas en más de 10.000 dólares. Cuando la defensa puso en duda que el concierto se hubiese realizado, el gobierno citó a declarar al músico y actor Kevin Jonas, quien había estado en ese concierto como espectador.

Según la Oficina Federal de Prisiones, el paraguayo ha estado trabajando en la cocina de la cárcel donde se encuentra y en un mes ha ganado poco más de 19 dólares.

FUENTE: LISTIN DIARIO