Presente y futuro de la educación en línea en el país

0

La enseñanza virtual o educación en línea a nivel superior es una realidad en República Dominicana. Sin embargo, queda un camino por recorrer. Así lo asegura la ministra de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (Mescyt), Alejandrina Germán.

“Hay universidades en el país que ya están avanzando en esa materia. Pero en la virtualidad hay un problema, el de diseñar estrategias que permitan que la asistencia y el seguimiento a los estudiantes que hacen una asignatura de manera sea eficaz para que se logren los aprendizajes deseados, y hay carreras que pueden ser excelente de manera virtual”, ha explicado la ministra durante su participación en el Desayuno de Listín Diario junto a varios viceministros del organismo.

De acuerdo con Germán, también hay muchas materias que se puede impartir vía Internet, el problema es, indica, tener la plataforma adecuada para eso, y los facilitadores o acompañentes bien capacitados para poder hacerlo bien, “porque realmente está comprobado que la educación virtual es excelente”.

Reglamentos  
La educación virtual no se trata de poner tareas para que los estudiantes las llenen por Internet y las envíen al maestro. Es toda una estructura que debe estar basada en la calidad, y el país debe contar con ello para que los resultados positivos puedan destacarse.

“Se está trabajando un reglamento, porque las estrategias para la enseñanza virtual, como planteaba la ministra, son diferentes a las de modalidad presencial”, dice el viceministro de Educación Superior Rafael González.

Explica que actualmente se están ofertando a través de las plataformas programas virtuales, pero estos no han sido evaluados por el Ministerio para saber si tienen los recursos humanos (necesarios), y que el plan de estudio está adecuado, “porque hay una metodología de enseñanza, hay una instrumentalización como tal y hay una evaluación totalmente diferente”.

Según el funcionario, en el Ministerio hay un departamento que está avaluando y preparando el primer borrador para la virtualidad, para poder asegurar la calidad de esta modalidad de estudio, la cual funciona en muchos países del mundo.

Desentralización de los centros
Una de las ventajas que ofrece la educación virtual es que descongestiona las aulas físicas. Y en República Dominicana a esto se le puede sacar mucho provecho.

Según el viceministro Plácido Gómez, contando con la cantidad de estudiantes universitarios, que asciende a 598,799, “el país no tiene fuerzas para esa cantidad de estudiantes porque eso te obliga a tener que buscar profesores y obliga a tener un profesor en tres universidades”.

Insiste en que la mejor manera de comprimir es a través de la virtualidad, por lo que esta en el país no es un lujo, sino una necesidad.

“Por ejemplo, una asignatura como Historia de la Medicina no  hay necesidad de que usted conforme 35 secciones y que usted tenga 35 aulas para ese propósito. Lo mismo se podría decir de la Historia de la Educación”, explica Gómez.

Agrega que también se puede tomar la misma acción con el ciclo básico, que compone alrededor de un 20 % del creditaje, “si se va a seguir repitiendo lo mismo en realidad no tiene sentido mantener eso de manera presencial, a menos que se reformule, porque ese ciclo está basado en la deficiencia del bachillerato, pero la deficiencia debe desaparecer con el 4 % (a la educación) que se está invirtiendo, por lo que no debería haber ciclo básico, todo bachiller  debería salir incluso bilingüe en República Dominicana”.

FUENTE: LISTIN DIARIO